Thomas Doyle

The reprisal, 2006
The reprisal, 2006
Me he encontrado con la obra de este artista.
En una apresurada traducción:

Mi trabajo extrae fragmentos de la memoria a través de la creación de mundos intrincados modelados a escala 1:43, e incluso más pequeños. A menudo selladas bajo un cristal, las piezas representan los residuos de cosas pasadas -ya sean de las grandes experiencias, los momentos cruciales, o de aquellos otros, más tranquilos, pero que resuenan fuerte durante toda una vida. Así como la mente recupera los recuerdos desdibujados por la niebla del tiempo, en mis obras la realidad es distorsionada a través de la lente deformante de los sueños.

Las escala radicalmente reducida de las piezas evoca sentimientos de omnipotencia, así como la sensación visceral de recuerdo inesperado. Situado tras el cristal, el espectador se acerca a estos mundos como un ojo que todo lo ve, mirando por encima de paisajes que achican y amenazan a las figuras que contienen.
Y a la inversa, la intensidad privada de momentos reproducidos en una tan pequeña escala sitúa dentro al espectador, proporcionándole la intimidad que uno podría sentir mirando detenidamente la vitrina de un museo o una casa de muñecas. Aunque rodeadas por el caos, el peligro y la nostalgia, las caras de las figuras revelan pocas emociones, invitando al espectador a perderse ellos mismos en estos crisoles, y en el revoltijo de sentimientos y memorias que de ellos se obtienen.

El cristal contiene y comprime el mundo dentro de sí, pareciendo suspender el tiempo, con todo su acompañamiento de angustia, miedo y dicha. Al sellar las piezas de esta manera, espero destilar las ruinas de la experiencia humana en momentos únicos y frágiles. Como cajas negras cabeceando entre los restos flotantes de un naufragio, estas piezas están esperando ser descubiertas, en cada una un registro indeleble de la memoria humana.